Al respecto existen pronunciamientos de diversas firmas de abogados, que a según  sus  criterios, un abogado debe tener en cuenta para cobrar:

  • Trabajo efectivamente desplegado
  • Prestigio del abogado
  • Complejidad del asunto
  • El monto o la cuantía de la pretensión
  • La capacidad económica del cliente
  • La voluntad contractual de las partes

También se puede considerar que siempre se privilegiará la voluntad contractual de las partes, la situación económica del país y el volumen de  competencia que existe. Más allá, existen clientes que argumentan que el abogado cobra como se le da la gana, y es libre de negociar las tarifas con el cliente si este siente que no las puede pagar.

Existen diversos métodos de pago en el mundo de los abogados, los cuales son:

  •  Tomar en cuenta las tarifas que determina algún Colegio de Abogados: Se consideran que son bastante ambiguas, ya que no se sabe si son tarifas techo o si son tarifas mínimas, ello sin considerar con que son bastante altas.
  • Cuota Litis: es un porcentaje sobre las pretensiones, del 40%, pero hay abogados que cobran el 50% y hay gente que los paga. Esta es ideal para procesos que usted sabe que va a ganar y que el demandado es solvente, más si ese demandado es el Estado y/o cuando su cliente no tiene dinero para pagarle por adelantado.
  • Tarifa fija: Cobrar una suma fija por el caso en el cual existen diversas formas de pago que van desde cuotas mensuales, hasta porcentajes dependiendo de la labor realizada. Esta forma de cobrar depende de si usted cobra por representar un proceso o si usted cobra por algún trámite, si cobras por un proceso, se recomienda cobrar en cuotas el valor de sus honorarios ya sea por cada instancia, o en cuotas mensuales y si cobrar por  trámites ya sean notariales, municipales, etc., les recomendamos cobrar la mitad al iniciar y la otra al terminar,  y lo más importante, no entregues ningún documento a menos que su cliente efectivamente te pague.
  • Prima de éxito: es básicamente la cuota Litis ajustada con una tarifa fija en la cual deberás cobrar la tarifa fija al hacerte cargo del proceso, y en el caso de que ganes el caso, puedes cobras la cuota Litis, si se pierde el caso, entonces no se cobra.
  • Trueque: Esto es insólito, pero aunque usted no lo crea, hay abogados que cobran así. En esta modalidad el cliente, que no tiene con qué pagar, le paga al abogado en especies, entregándoles desde bienes suntuosos como joyas, hasta carros.
  • Facturación por hora: Esta es la más común de cobrar en buffets de abogados grandes o de abogados muy prestigiosos. Aquí, usted le cobra a su cliente una suma de dinero  digamos, $200 pesos por cada hora o fracción que usted le dedique A TODOS SUS CASOS, sin importar de qué se trate. Aquí el abogado cobra hasta por hablar con el cliente por teléfono. Obviamente, su gestión debe de estar bien detallada y debe exigirse su pago mediante una factura legalmente constituida, que prestará mérito ejecutivo esa factura no sólo incluye las horas facturadas, sino todo lo que el abogado se haya gastado para hacerse cargo de su caso, como los transportes o las fotocopias. Esta tarifa, en lo personal, me parece un poco abusiva pero es la mejor forma de cobrarles a clientes que son molestos para ciertos abogados, como aquellos que llaman para preguntar cualquier cosa a horas impertinentes.

')}